La illa roja de Marinaleda

Aquí deixo penjat aquest article publicat al País sobre el poble andalús de Marinaleda i el seu alcalde. Un exemple al meu entendre de canvi social al camp andalús. Espero que us agradi…  

 

El 'no' de la isla roja de Marinaleda

 

El mítico pueblo de los jornaleros de Sánchez Gordillo es el único de los 770 que tiene Andalucía donde ha ganado el voto contrario

 

ISABEL PEDROTE – Marinaleda – 20/02/2007

  Hubo una época (los primeros 15 años de la democracia) en la que cada vez que se producía una cita electoral, huelga o cualquier otro acontecimiento de notoriedad, las delegaciones andaluzas de los medios de comunicación de ámbito nacional recibían una invariable llamada de su central de Madrid: "Iros a ver cómo lo vive Marinaleda". Pueblo de la sierra sur sevillana, donde todos los tópicos y leyendas del jornalerismo activista del campo andaluz se hacían realidad, Marinaleda llenó cientos de páginas de los periódicos y horas de televisión con sus ocupaciones de fincas, sus gritos contra la propiedad de la tierra y su estética de braceros irredentos.

"El Estatuto no reconoce la nación, no aborda la reforma agraria, ni habla de las bases", dice el alcalde

Pasados los noventa, la celebridad mediática de Marinaleda fue decayendo empujada por la modernidad de los tiempos, aunque el mito de isla roja aún pervive de la mano de su alcalde, Juan Manuel Sánchez Gordillo, fundador de un partido nacionalista andaluz, el CUT (Colectivo de Unidad de los Trabajadores), integrado en Izquierda Unida. Gordillo, el Gordo, gana todas las elecciones y literalmente barre en las municipales. En el referéndum del domingo pasado sobre la reforma del Estatuto de Autonomía, Marinaleda (3.000 habitantes) ha sido el único municipio de los 770 que tiene Andalucía donde ha triunfado el no, con un 59,63% de los votos. El índice de participación también se ha salido del molde: un 64,01% frente a la media del 36,28%.

Ni para los vecinos de Marinaleda ni para su alcalde, que lo es desde las primeras elecciones democráticas de 1979, el resultado es excepcional. "Y eso que casi no hemos hecho campaña", explica entre risas Juan Manuel Sánchez Gordillo, sentado en un sillón de oficina del flamante Ayuntamiento, en el que su larga barba encanecida casa tan mal como la cazadora deportiva roja y blanca que lleva. Su partido, que en realidad es el brazo político del Sindicato de Obreros del Campo (SOC), llegó a un acuerdo con la fuerza matriz, Izquierda Unida -que no sólo apoya el Estatuto, sino que es promotora de la reforma-, para no interferir en la campaña: "El PCA se dedicaba a sus pueblos y nosotros a los nuestros".

Por eso la actividad mitinera ha sido mínima, testimonial. No hacia falta más: al Gordo le siguen en su pueblo como a un profeta. En los últimos comicios locales consiguió el 74,4% de los votos, con una participación nada menos que del 89,95%. El bastión jornalero de Marinaleda -a 100 kilómetros de Sevilla, a 100 kilómetros de Málaga y a 90 de Córdoba- tiene muy poco que ver con lo que era en 1979. Entonces imperaba el paro, ahora tienen pleno empleo. Durante casi una década, cada tarde los campesinos caminaban entre los sembrados hasta el cortijo El Humoso, propiedad del duque del Infantado, se apostaban en la puerta y exigían la propiedad de la tierra. "El duque tenía 17.000 hectáreas que apenas cultivaba, y la gente pasaba hambre. Al final, después de muchas batallas con la Guardia Civil, la Junta de Andalucía logró convencer al duque, que estaría harto, se hizo con 1.200 hectáreas y nos cedió el uso", recuerda Gordillo.

De El Humoso –en la actualidad una marca de un aceite de calidad- han salido ocho cooperativas agrarias y una de transformación. Todos sus miembros cobran lo mismo: 40 euros por jornal, ya sea el encargado de la oficina o el que está en el campo.

Las razones para oponerse al Estatuto al alcalde de Marinaleda le parecen obvias: no reconoce que Andalucía es una nación, no aborda la reforma agraria, no dice nada sobre las bases militarse de Morón y Rota. En el Ayuntamiento, construido como la mayoría de los edificios sociales de Marinaleda con subvenciones, a Gordillo le esperan impacientes un grupo de inmigrantes, "los nuevos jornaleros, que llegan desesperados", se lamenta.

[@more@]

Quant a iescudero

Em dic Iñaki Escudero i sóc coordinador d\'EUiA a la comarca d\'Osona i membre del seu Consell Nacional a Catalunya. Vaig néixer l\'any 1973 a Irun (Guipúscoa) i visc a Vic des de l\'any 2001. Crec en una societat més justa i sense desigualtats, i és per això que milito a EUiA, una organització que té com a objectiu transformar aquesta societat.
Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.